Los Caminos de Santiago

Galicia espera recibir más de 9.000.000 de turistas en 2010, Año Jacobeo. Son cifras como esta las que han servido de estímulo a administraciones locales y regionales para promocionar distintas alternativas al Camino Francés, el más conocido de los Caminos de Santiago.

El Camino Francés comienza al pie de los Pirineos, en Roncesvalles, y llega a Santiago de Compostela después de atravesar Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia. Está señalizado en más del 90% del trazado, cuenta con albergues en todas las ciudades y en la mayoría de los pueblos y ofrece al peregrino un recorrido rico en historia, monumentos y paisajes. El único “pero” es que hacen falta en torno a 30 días para recorrerlo (estando en plena forma).

El llamado Camino del Norte discurre paralelo al Camino Francés, pero al norte de la Cordillera Cantábrica. Partiendo desde Irún atraviesa el País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia. Podría decirse que se trata de un “Camino de Santiago con vistas al mar”. La parte negativa es la escasez de albergues, la falta de señalización y la duración, un total de 33 etapas que pondrán a prueba la resistencia del peregrino.

La Vía de la Plata es el más conocido de los muchos recorridos que unen distintos puntos de la península con el Camino Francés; parte de Mérida para atravesar Extremadura y Castilla y León hasta llegar a Astorga. Se trata de una alternativa recomendable para aquellos que quieran llegar a Santiago en bicicleta; cuenta con un buen puñado de albergues y en muchos tramos se recorre la calzada romana que unía Emerita Augusta (Mérida) y Asturica Augusta (Astorga).

Cada vez son más los peregrinos que hacen de Santiago de Compostela otra parada en un Camino que llega hasta Fisterra (Finisterre), completando así un recorrido que se remonta a tiempos ancestrales y que ha dado pie a numerosas especulaciones y leyendas. Algún día hablaremos del “Camino de Prisciliano”…

Puede consultarse toda la información sobre el Camino de Santiago en el especial de consumer.es.

Un comentario:

  1. Pingback: La Vía de la Plata | Billete de ida

No se admiten más comentarios