Fiestas históricas en España

Las fiestas históricas recrean épocas concretas o pasajes históricos, y en los últimos años se han ganado el reconocimiento popular con celebraciones multitudinarias en distintos puntos de España y de todo el mundo. La más conocida de nuestras fiestas históricas es quizá Moros y Cristianos de Alcoy, que ha sido distinguida como fiesta de Interés Turístico Internacional.

Algunas de las muchas fiestas históricas que se celebran a lo largo y ancho de España se asociaron en el año 2000 para crear la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas, que tiene como fines mejorar la calidad de estas celebraciones y enriquecerlas en todos los aspectos, amén de darlas a conocer. A esta asociación pertenecen:

  • Arde Lucus: se celebra en Lugo coincidiendo con el solsticio de verano (en torno al 20 de junio). El casco histórico de la ciudad vuelve durante tres días al siglo II para mostrarnos cómo vivían en aquella época los celtas y los romanos.
  • Astures y Romanos: se celebra en Astorga (León) el último fin de semana de julio (de jueves a domingo). Entre los actos más populares se cuentan la Noche de los Druidas, la Boda Astur o el Entierro del Héroe Astur. El punto final a la fiesta lo pone el multitudinario Circo Romano.
  • Batalla de la Albuera: el 16 de mayo de 1811 se libró en la Albuera (Badajoz) una batalla entre el ejército anglo-hispano-portugués y el ejército francés. La recreación de la batalla reúne cada año a unos 900 recreadores en un espectáculo que atrae a público de distintos puntos de Europa.
  • Carthagineses y Romanos: Cartagena (Murcia) celebra durante diez días de septiembre una de las épocas doradas de su historia, recordando las hazañas de los héroes de uno y otro bando.
  • Festa da Istoria: Ribadavia recuerda durante el mes de agosto su pasado y vuelve a la Edad Media con distintas celebraciones.
  • Festa do Esquecemento: Galicia recrea durante el mes de agosto el periodo de la romanización reafirmando los elementos más singulares de la cultura celta.
  • Fiestas de la Bruja: cada 30 de abril Alcantarilla (Murcia) celebra la Noche Bruja, un singular homenaje a aquellas mujeres a las que la Inquisición condenó por brujería.
  • Guerras Cántabras: Los Corrales de Buelna (Cantabria) se vuelca cada año conmemorando la guerras cántabras en una celebración que dura 10 días. Entre los actos, luchas de gladiadores o un mercado de esclavos.
  • Justas Medievales del Passo Honroso: en 1434 Don Suero de Quiñones obtuvo permiso real para desafiar, junto a sus mejores amigos, a cuanto caballero quisiera cruzar el puente de Hospital de Órbigo (León). Así fue durante un mes, hasta que el protagonista de esta prueba de amor cayó herido y peregrinó a Santiago como había prometido. La localidad leonesa conmemora este hecho cada mes de junio con un torneo que goza de popularidad en media Europa.
  • Las Bodas de Isabel de Segura: la capital turolense recrea cada mes de febrero la historia de los amantes de Teruel, que según cuenta la leyenda murieron de amor en el siglo XIII.
  • Los Exconxuraos: Llanera (Asturias) recuerda cómo sus vecinos fueron obligados a peregrinar a instancias del Obispo de Oviedo para obtener su perdón.
  • Los Tres Blasones de España: Calahorra (La Rioja) representa cada año esta obra teatral ambientada en la ciudad.
  • Mercafórum: la ciudad riojana de Calahorra se convierte durante Semana Santa en un gran mercado romano.
  • Semana Medieval de Estella: la ciudad navarra de Estella vuelve cada año a la Edad Media, y lo consigue gracias a la colaboración de toda la población (los restaurantes, por ejemplo, ofrecen platos de época).
  • Setmana Medieval Llegenda de Sant Jordi: durante el mes de abril esta pequeña localidad de Tarragona se convierte en la capital festiva de la provincia para celebrar San Jorge.
  • Sodales Ibero-Romanos: Fortuna (Murcia) reivindica su pasado en una celebración que congrega cada año a un mayor número de asistentes.

No se admiten más comentarios